PuntoIni.net

Julio 13, 2006

La otra belleza

Archivado en: *Collage, Fotini — Ingrid Valero @ 7:19 pm

Hace poco hablaba sobre lo difícil que era apreciar la belleza cuando ésta se presenta en los empaques no acostumbrados.

La conversación la recuerdo más o menos así:
“En la fotografía pierdes mucho si te limitas a la belleza de cartilla, al encuadre políticamente correcto. Por ejemplo, mucha gente teme fotografiar la muerte porque no aprecia la belleza de ésta. Y no me refiero sólo a la muerte humana, que es tan bella como el nacimiento pues es la segunda vez que de verdad realizamos un tránsito a algo, sino al indetenible paso del tiempo que oxida, que marca, que agrieta.

No te enseñan que la muerte de las cosas es bella, no está en la lista, no lo encuentras entre los 90-60-90, los muslos firmes, el atardecer sobre el mar, las aves volando, el turista frente a la pirámide del Louvre o señalando con el dedo al Big Ben… no lo ves entre tanta belleza de cartilla. Y entonces, las cosas tienen una doble agonía, la de la muerte en sí… y la de nuestro olvido.

No te enseñan que la muerte de las cosas es bella, porque primero, no te han enseñado que las cosas tienen vida. Entonces te ves un día, con la “cara boba�?, mirando esa ventana desvencijada, apreciando sus no-colores, detallando sus múltiples capas de pintura. Y es allí cuando agradeces que “alguien en el mundo�? haya visto esa ventana con otra mirada, y sin medirla con la fórmula matemática de la belleza, antes de que la razón volviera para decirle: “es sólo una ventana vieja�?… haya tomado la foto.�?

Enero 24, 2006

Caracas anaranjada

Archivado en: Civita, Fotini — Ingrid Valero @ 1:35 pm

Sólo una vez sentí que amaba a Caracas. Fue una tarde de domingo cuando bajaba por Colinas de Bello Monte; la ciudad se veía magnífica, la tarde era naranja, el �?vila reinventaba el verde, la brisa era fría y las calles estaban vacías.

Me conmovió profundamente el momento y murmuré que amaba a Caracas. Palabras extrañas para una persona que sólo ama las ciudades que no ha visitado, como quien adora lo que no ha visto o suspira por lo que quizás, existe únicamente en su fantasía.

Nunca más volví a sentir lo mismo. Pero la fotografía me ha dado un alivio; a través de ella he aprendido a a querer a la ciudad vieja, la tranquila Caracas, la Sultana del �?vila, la que con razón fue amada.

Ahora, cada esquina tiene su historia, cada casa que se derrumba tuvo años mejores, cada terreno baldío antes fue una magnífica hacienda. Antes una familia, los Blandin, fue dueña de lo que hoy se conoce como el Country Club, sus peones se asentaron en pequeñas chozas y formaron el barrio Chapellín. Por el puente de Chapellín pasó Delgado Chalbaud escoltado por sus secuestradores y posteriores asesinos.

Caracas es una ciudad llena de historia, la fotografía me enseñó eso. Cuando observo sus imágenes siento que Caracas es como esas tardes anaranjadas, de brisa fría y calles vacías.


En imagen: Puente de Las Mercedes (1941, autor desconocido)

Octubre 21, 2005

Mario Testino: Amuleto en el mundo de la moda

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 9:54 pm

Mario Testino nació en Lima, vagó en Nueva York y triunfó en Londres. De este fotógrafo puede decirse cualquier cosa que vaya acompañada del adjetivo chic, contemporáneo, erótico y buenas ventas.

Y siempre fue así. Llegó a Londres en la década de los 70 probando fortuna mientras vendía books para modelos por apenas 25 libras, y en menos de lo que tardó en revelar una foto se convirtió en referencia obligada para el mundo de la moda.

De sus books por 25 libras saltó a las portadas de The Vanity Fair, Vogue, L’Uomo. De allí a las pasarelas y campañas de Versace, Ralph Lauren, Yves Saint Laurent, Calvin Klein y Tommy Hilfiger, entre otros.

Lejos de concebir la fotografía de moda como arte, Testino habla de su trabajo como un logro más visual que intelectual. El momento, la pose, la idea, el flash y una gran habilidad para vender decenas de marcas con una imagen. Testimonio de ello ha sido la campaña de Burberry con la modelo Kate Moss, el Calendario Pirelli 2001, los retratos a personalidades de mundo del espectáculo y el haberse convertido en el fotógrafo oficial de Diana de Gales y otros miembros de la Corona británica.

Así va Mario Testino por el camino ancho de la pasarela; el fotógrafo mimado de las celebridades y referencia obligada en el negocio de la moda.

Diana de Gales (más…)

Agosto 24, 2005

Moonrise

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 4:33 pm


Moonrise, Hernández - Ansel Adams

Julio 8, 2005

Mujer y glamour, un concepto de Helmut Newton

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 4:19 pm

HELMUT_NEWTON.jpg

Alrededor de Helmut Newton sólo se encontraban mujeres fuertes en imágenes de gran contraste. Newton las quería así, exhibiéndose con astucia, sin temor.

A pesar de ser catalogado como "el gran mirón del erotismo y rey del fetichismo fotográfico", Newton sienta bases en el mundo de la moda, con trabajos para las revistas de Vogue, Elle y Nova. También realizó reportajes fotográficos en revistas tan dispares como Life y American Playboy. Sólo dos palabras unen al trabajo de Newton, mujer y glamour.

Retratos, desnudos y pasarela, todas esas imágenes cargadas de sensualidad, erotismo, androgínia, agresión/sumisión, generaron un candente debate con los sectores conservadores o feministas de la época.

Lo cierto es que Helmut sólo fotografió lo que él le pareció bello, y para su cosmopolita forma de ver la vida, lo más bello era una mujer desnuda sobre unos descomunales tacones negros, frente al espejo… rodeada de objetos o personas que sólo sirven para rendir pleitesía.

Mayo 26, 2005

Contando palabras en una imagen

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 4:33 pm

Hay una expresión común que describe la fuerza y el impacto que tiene una fotografía en el colectivo: Una imagen vale más que mil palabras.

Pero, más que palabras, o si realmente son quinientas, mil o dos mil; o más que contabilizar el beneficio que puede sacarse de mil palabras cuando hay tantas cosas que se pueden decir en dos o tres, lo importante es que una imagen vale la impresión que provoca y eso no se mide con palabras (y aquí viene otra expresión común) sino con hechos.


Kim Phuc abrasada por el napalm

El 8 de junio de 1972, cuando la aldea de Tran Bang (Vietnam del Sur) fue bombardeada, Kim Phuc tuvo que salir del templo donde se escondía con su familia, arrastrando sus infantiles 9 años por la carretera. Abrasada por el napalm, se echó a correr aullando de dolor. El fotógrafo vietnamita Nick Ut captura la imagen, y es quien lleva a la pequeña al hospital con graves quemaduras sobre el cuerpo.

La fotografía de Ut fue premio Pulitzer 1972 y forma parte de la memoria colectiva como una de las que más causaron conmoción en la opinión pública mundial, pero…¿cuántas palabras, qué palabras nos dice? ¿Mil… dos mil… bastará con los dedos de una mano?

Mayo 20, 2005

Robert Capa, el momento preciso

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 2:41 pm

“Si tus fotografías no son lo suficientemente buenas
es por que no estás lo suficientemente cerca�?.

Para entender la magnitud del trabajo fotográfico de Robert Capa y lo que significó en su vida el reporterismo gráfico, debemos partir del momento de su muerte. Capa, intrépido reportero, muere al pisar una mina mientras cubría la guerra de Indochina. Fue en Thai Binh, territorio vietnamita, el 25 de mayo de 1954. Cuarenta años antes había nacido bajo el nombre de Endre Friedmann, en Budapest, capital de Hungría.


Miliciano herido de muerte. Guerra Civil Española. Robert Capa. 1936

(más…)

Mayo 15, 2005

Alicia, la niña amada de Lewis Carroll

Archivado en: Fotini, La increíble historia — Ingrid Valero @ 3:48 pm

aliciapeque_amendiga_lewiscarroll.jpgMuchos hemos leído Alicia en el País de las Maravillas, la primera vez posiblemente cuando éramos tan niños como la protagonista y las últimas veces desentrañando los mitos urbanos que se han sembrado en la historia. Así que sabemos que Lewis Carroll fue su autor y que Alicia fue su máxima obra.

Lo que muchos ignoran es el variopinto desempeño que tuvo Lewis en las artes y que en la fotografía su aporte fue de gran valor. Sólo hubo una piedra en su camino, el tema favorito de Lewis.

Porque mientras el pictorialismo hablaba de las imágenes fotográficas como objetos artísticos únicos y los retratistas llenaban sus bolsillos con las carte-de-visite, Charles Lutwigde Dodgson, nacido en el seno de una familia inglesa de clase media, y mejor conocido como Lewis Carroll, alborotaba al mundo fotográfico con las imágenes de sus niñas.

Las niñas de Lewis Carroll eran sus musas. De 4 a 12 años, edad en la que decía mantenían su espíritu vigoroso e inocente, eran en su mayoría, hijas de sus amigos o alumnas del colegio en el que impartía clases de matemática.

Su fotografía era de encuadres y discursos limitados, tomas generales de niñas en estado de reposo, disfrazadas de bailarinas orientales o ejecutando algún instrumento pero siempre con una brillante mirada, profunda. En varias de estas imágenes y en la relación que mantuvo Carroll con ellas, se basó Vladimir Nabokov para recrear a su nínfula Lolita, alentando las habladurías que sobre la obra y vida de Lewis Carroll se han tejido.
(más…)

Mayo 8, 2005

Un primer plano de las emociones

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 4:48 pm

avedon.jpg

Un pimer plano resalta la expresión y dibuja las emociones, es un encuadre despiadado al que no se le escapa nada. Delgada es la línea que limita a la tristeza y a la euforia en una imagen así.

Es la mirada que enfrenta pero también la que huye, un microsegundo atrapado en el rictus  que apaga la sonrisa. Pupila dilatada, eufórica, que antecede al gesto de rabia.

Un primer plano es la exposición atrevida que puede ser pagada con creces.

Pero, ¿qué pasa cuándo lo que está en primer plano no es el cuerpo sino la emoción?

Eso le pasó a Marilyn Monroe cuando fue atrapada por el lente de Richard Avedon en el gesto que le debió ser más natural, el de la tristeza. Luego simplemente… 

(más…)

Mayo 7, 2005

Timothy O’Sullivan y la cosecha de la muerte

Archivado en: Fotini — Ingrid Valero @ 3:45 pm

Cientos de imágenes captadas por el fotógrafo estadounidense Timothy O’Sullivan (1840 – 1882) se perdieron en la Brady´s Gallery ocultas bajo la firma del dueño del estudio, el fotógrafo Mathew Brady, quien siempre se llevó el crédito por el trabajo de su equipo.

La mayoría de estas imágenes pertenecían a su trabajo en los campos de batalla de la Guerra Civil estadounidense. Sin embargo, algunas firmadas por puño y letra de O’Sullivan han servido para reconocer su trascendencia como uno de los pioneros en la fotografía bélica.

Porque Timothy, a pesar de haber recorrido los extensos territorios de Arizona, de haber salido a explorar el Paralelo 42 y luego pisar lo que sería el futuro Canal de Panamá, es ampliamente reconocido por haber realizado uno de los primeros reportajes gráficos de la Guerra de Secesión pisando los límites del realismo fotográfico, bajo el cual estaba permitido mostrar hechos crudos y brutales.

La fotografía no debía limitarse a captar lo que estaba a la vista, la fotografía estaba allí para transmitir “moralejas útiles�? y casi todo estaba permitido.

(más…)